RECURSOS HÍDRICOS: AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE AL 2050


Los recursos hídricos son el bien transversal más importante en el proceso de desarrollo de la humanidad.


Nuestra mayor labor es dar todo nuestro esfuerzo para alcanzar el uso sostenible de nuestros ecosistemas hídricos, promoviendo una gestión integrada de cuencas, controlando las fuentes contaminantes y haciendo frente a los efectos del cambio climático.


Somos una región privilegiada y debemos interiorizar que somos el factor preponderante en el desarrollo sostenible de nuestros países, conocer la situación de los recursos hídricos en cuanto a disponibilidad, calidad y su vulnerabilidad frente al cambio climático, nos ayudará ampliar la mirada y contribuir con el bienestar social, económico y ambiental quien tanto anhela la población de América Latina y el Caribe.


PRONÓSTICO TENDENCIAL


América Latina y el Caribe en los próximos 30 años, tienen grandes desafíos en el manejo de recursos hídricos. Empezando por diseñar una adecuada estrategia de planificación integral, revertir los riesgos sobre la salud y el bienestar del ser humano y generar políticas en seguridad hídrica y alimentaria.


Seguir con una ineficiente gestión del agua en la agricultura que hoy utiliza el 70 % del agua disponible generará conflictos futuros con otros usos.


La carencia de sistemas de tratamiento de aguas residuales domésticos e industriales en los países de LAC, será factor determinante en la calidad de los recursos hídricos, que en el futuro es una fuente potencial de conflictos sociales, solo en el Perú el 80 % de los conflictos sociales tienen relación con la calidad de los recursos hídricos.


Los efectos del cambio climático sobre los recursos hídricos comprometen la seguridad hídrica y alimentaria en la región, esto debido a la pérdida de las reservas hídricas sólidas, que a la fecha la región ha perdido en promedio el 50 % de su área glaciar y glaciares por debajo de los 5.400 mnsm, han desaparecido o están en proceso de desaparecer.


Impactos sobre los Recursos Hídricos


Los países de LAC están experimentando situaciones de estrés hídrico y en algunas localidades de los países, las poblaciones se encuentran en escasez hídrica, situación que dificulta el desarrollo de las actividades productivas, suplir necesidades básicas y mantener los ecosistemas.


La sobreexplotación de los recursos hídricos superficiales y subterráneas, para atender tanto las necesidades poblacionales como las actividades productivas, están comprometiendo de manera alarmante las reservas hídricas en la región.


Es notorio a pesar de muchos esfuerzos de los países de LAC que gran parte de la población no tiene el suficiente acceso ni la calidad a agua dulce.


Seguridad Hídrica


Los países de LAC en general tendrán que mirar que la gestión de los recursos hídricos se deberá enfocar principalmente en seguridad hídrica.

Garantizar la disponibilidad hídrica y el acceso del agua a la población y actividades productivas.


Implica hacer esfuerzos para una gestión integrada de los recursos hídricos en todos los niveles: nacional, local y en el ámbito de cuenca hidrográfica. Emprender proyectos y acciones para conservar las fuentes naturales de agua, impulsar mejoras en las eficiencias hídricas, especialmente en el uso del agua para la agricultura.

Responder a los efectos del cambios climático.


Asegurar la provisión de bienes y servicios en la cadena de valor productivo. Establecer medidas para reducir las pérdidas y riesgos de los sistemas de producción especialmente en el sector agricultura.


Mejorar el aprovechamiento de los recursos hídricos especialmente en áreas o zonas con alta inseguridad hídrica, lo que implica la construcción de reservorios, actividades de siembra y cosecha de agua, incrementar las eficiencias en el uso del agua especialmente en la agricultura.


Implementar proyectos de regulación hídrica en las cuencas hidrográficas, con la finalidad de asegurar el abastecimiento de agua a la población y para el desarrollo de actividades en épocas secas.


Conservar y restaurar las partes altas de las cuencas hidrográficas con el fin de incrementar el poder regulatorio (aumentar el tiempo de retención del agua en el suelo y regular los niveles de escurrimiento para evitar las crecientes y aumentar los flujos de retorno para incrementar los caudales en los períodos de estiaje).


En LAC, se calcula que se asientan alrededor de 650 millones de personas, el término “seguridad hídrica” se está volviendo cada vez más pertinente. Es importante que se tenga en cuenta que la región, en las últimas décadas, ha experimentado un rápido crecimiento poblacional. Por ende, la vulnerabilidad es latente especialmente en zonas rurales, sumado a los fenómenos climáticos extremos ejercen mucha presión sobre la gestión de recursos hídricos, el suministro de agua y los medios de producción.

Gobernanza de los recursos hídricos.


LAC, deben mejorar la institucionalidad en el sector agua, así como rediseñar su marco normativo y de políticas nacionales, con la mirada de impulsar el mayor valor al agua, modelos de gestión integrada de recursos hídricos, uso de instrumentos financieros y gestión comunitaria o formas asociativas para una provisión adecuada del agua.


Priorizar la seguridad alimentaria


La provisión de alimentos en LAC como en todo el mundo depende de la disponibilidad hídrica y la calidad de los suelos, en ese contexto es primordial mejorar la operatividad de la infraestructura hidráulica (sistemas de riego), reducir la evaporación del agua, disminuir la infiltración, la escorrentía y la lixiviación causadas por el movimiento del agua en el suelo, minimizar la contaminación del agua y la salinización de los suelos y promover el mecanismos de reciclaje y la reutilización del agua.


Mejorar la calidad de los recursos hídricos y los ecosistemas


Fomentar estrategias de control ambiental especialmente en los efluentes domésticas e industriales. Reducir las fuentes de contaminación a los cuerpos hídricos asegurará la disponibilidad de la misma y la recuperación de ecosistemas acuáticos. La regulación ambiental juega un papel preponderante si LAC quiere reducir las brechas en calidad de recursos hídricos. Generar los instrumentos técnicos necesarios que orienten a las industrias a mejorar sus procesos productivos e impulsar el reuso de las aguas residuales.


VISIÓN


Analizar cada etapa del ciclo hidrológico, implica mirar integralmente, la relación que existe entre el ciclo hidrológico y los ecosistemas, este último contribuye al ciclo hidrológico a través de la evaporación, la transpiración, la humedad del suelo, el agua superficial y freática, el agua costera y marítima, dentro de una perspectiva integral, sustentada por las unidades hidrológicas básicas, las cuencas y los acuíferos, definen el potencial hídrico de una región.


América Latina y el Caribe en los próximos 30 años (2050), debe poner en marcha políticas y estrategias integradas, modernas y articuladas en gestión de recursos hídricos, con el fin de estar en condiciones de satisfacer las necesidades de abastecimiento o disponibilidad hídrica para los diferentes usos poblacionales y productivos.


Asimismo, mediante el mejoramiento de las eficiencias hídricas, podrá incrementar la capacidad de abastecer y obtener beneficio productivo del agua utilizada, en el desarrollo de la agricultura, minería, industria y energía; y del mismo modo con mecanismos de adaptación al cambio climático, logrará mantener los servicios ambientales que proveen los cuerpos hídricos.


REFLEXIONES


América Latina y el Caribe son una región privilegiada en disponibilidad de recursos hídricos, sin embargo, las condiciones climáticas, diversidad de ecosistemas y la compleja distribución geográfica la ubican entre las regiones con mayor inequidad en el acceso a los recursos hídricos.

En ese sentido se reconoce que los países hacen esfuerzos importantes para satisfacer las demandas hídricas poblacionales y de actividades productivas.


Es sumamente necesario que los países realicen cambios importantes en las prácticas y actitudes que vinculan a la gestión de los recursos hídricos.


También es importante que se reflexione sobre las falencias en la institucionalidad y gobernanza del sector agua, así como rediseñar el marco normativo, estrategias y políticas de la actual gestión integrada de los recursos hídricos.


Hay que fomentar mecanismos de participación a todo nivel nacional, subnacional y local que logren involucrar al sector gubernamental, sector privado y sociedad civil, este aspecto será clave para alcanzar una adecuada gestión con responsabilidad de todos los actores vinculados a la gestión de los recursos hídricos.


Finalmente, LAC tienen una gran oportunidad de alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible en materia hídrica, al impulsar de manera prioritaria mecanismos para mejorar la calidad y disponibilidad de los recursos hídricos, reuso de las aguas residuales domésticas e industriales, restaurar los ecosistemas hídricos y recuperar la capacidad de brindar servicios ambientales. Las decisiones que adopten los países de LAC en los próximos 30 años marcarán el destino de 650 millones de personas, la conservación de los ecosistemas y el desarrollo económico.


Recursos Hídricos: América Latina y El Caribe al 2050

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo